Carta para mi vecina y cómo comenzar a escuchar: The Cure

Querida vecina.

En algún lugar leí que; Nombre es destino. Espero que el tuyo pueda deletrear el mío.

Ténoch C.

Era una tarde lluviosa en Coyoacán, un escenario que siempre aparece en los cuentos de amor más trillados. Manejaba hacía una cantina con facha de restaurante, pero la lluvia parecía oponerse a que llegaramos, así que nos metimos al primer sitio que vimos abierto. Nos urgía platicar y mirarnos de frente.

Entramos a un lugar a media luz y pedimos tacos, mismos que acompañaron a los limones a medio exprimir que a su vez vigilaban un par de cervezas.

En las bocinas del bar sonaba The Cure y de ahí nació este post que hoy comparto con ustedes y en especial, contigo.

La canción que acompañaba mis chistes malos y tu buena conversación era Just Like Heaven. Dijiste, “esa música de The Cure se me hace muy emo”, con mi poca habilidad en el inglés comencé a traducir una canción que habla sobre un amor no declarado.

El caso es que discutimos sobre Robert Smith y compañía, quería convencerte de que los británicos con cabellos alborotados eran una de las bandas mas romanticas de su género, pero luego pensé, ¿quién soy yo para decirte lo que es bueno o malo?

Como siempre, se me hizo muy simplista decir: tal música es buena o tal es mala. En todos los casos donde tenemos que elegir existe el “me gusta” y el “no me gusta”, ante estas dos opciones no existen medias tintas y estas decisiones pocas veces cambian.

A mí me gusta The Cure, por ello, comparto las canciones que considero que me hacen creer que Robert Smith es una bolsa de chocolates con envoltura fea, pero con un relleno único.

Just Like Heaven |

El amor se presenta en muchas formas, una de ellas es el amor imposible, en éste no hay vuelta atrás, el camino será doloroso y oscuro, pero igual te gustará, es amor.

Mint Car |

Cuando los rayos del sol te pegan en los ojos y sonríes, eso es felicidad.

Ténoch C.

A veces te imaginas el amor ideal, piensas en cómo será cuando lo conozcas, te diré qué; lo único que funciona es vivir el amor que tienes, puede que sea el ideal y ni siquiera te estés dando cuenta de que ya lo estás viviendo. 

Picture of You |

La mejor manera de no extrañar a alguien es tenerla siempre debajo de los párpados, es así como durmiendo la puedes ver, en cada parpadeo, al lavarte la cara o simplemente cuando quieres darte un respiro a media tarde... jalas aire y vuelves a ver los lunares que aún no terminas de contar… esas son las fotografías que hay que tener siempre a la mano.

Lullaby |

Es hora de cerrar los ojos, recargar tu cabeza y dejar que entre susurros te atrape la araña, pero no porque ella quiera, sino porque tú quieres que te atrape… siente como entre caricias te hipnotiza y devora tus oídos.

A Night Like This |

El miedo a las alturas a veces me desespera. Te explicó; no puedo quedarme aquí como si no sucediera nada, es una desventura morir de soledad por no atreverse a vivir del amor, por eso, aunque le tenga miedo a las alturas iré por ti.

Love Song y las musas necesarias para las mentes poco brillantes

Cuenta la leyenda que, Eddie Vedder tuvo una novia a la que quiso demasiado, incluso más de lo que alguien se permitiría. El pobre perdió todo, no solo lo material, sino su identidad, la forma de caminar, de hablar y escribir.

En alguna de sus letras refleja la dificultad que tenía para respirar cuando ella se alejó, era increíble lo que escribía y él solo lo atribuía a dos cosas.

El loco creía que solo se pueden escribir cosas tan profundas cuando el amor por sí mismo te lleva al nirvana o cuando de la nada el amor te arrastra a las sombras y allí te deja hasta que una nueva musa te muestra la salida.

Sin duda, las musas a veces sirven como el café de la mañana, el alcohol o la fuerza natural que mueve la mano para escribir una nota matutina en donde decimos “Te quiero, pero no solo eso, también te necesito”.

De esta forma y solo así podemos entender el porqué nacen canciones como ésta:

Un comentario en “Carta para mi vecina y cómo comenzar a escuchar: The Cure

  1. Pingback: La verdad ya la conocen | La Pluma Tiene Permiso | La pluma tiene permiso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s