Que piense diario en ti no significa buscarte

PARTE I (CREANDO EL SPAM)

De pronto supe que era buena idea. Compré tres ramos de cien rosas en la Central de Abastos, uno rojo, otro blanco y uno rosa. No sé cómo carajos llevé tantas rosas en un compacto de dos puertas. Le llamé a mi amigo, el de la imprenta, le pedí una lona de emergencia. Fue tan barata que ni siquiera discutí el diseño. En la Alianza compré dos copas y un Mumm Brut. Las rosas acomodadas en forma de luna menguante y en medio, la botella y las copas chocaban en armonía.  Todo estaba listo. Sigue leyendo

La perpetua vigencia de Carlos Monsiváis en: Los rituales del caos

México es la ciudad en donde lo insólito sería que un acto, el que fuera, fracasase por inasistencia. Público es lo que abunda, y en la capital, a falta de cielos límpidos, se tienen, y a raudales, habitantes, espectadores, automovilistas, peatones.

Carlos Monsiváis.

aproximaciones-home

En la siguiente reseña sobra decir que Carlos Mosiváis es uno de los cronistas más virtuosos, ingeniosos e inteligentes que ha tenido México. No cabe ni siquiera enjuiciar su estilo. En tiempos en los que el periodismo está sumergido en su propia crisis no sería malo que los futuros periodistas regresen, lean, huelan y aprendan lo que “Monchi” (si me permiten el atrevimiento y la osadía de ser un igualado)  dejó en las paginas de  Los rituales del caos.  Sólo por mencionar alguno.  Sigue leyendo

Paseos matutinos

Todas las mañanas salgo a dar un paseo cerca de la Av. Cuauhtémoc.  A veces me gusta ir desde Eje Central hasta la colonia Del Valle y otras veces me gusta ir hasta Insurgentes Sur y quedarme sentado en alguna banca de Parque Hundido.

 Aunque últimamente el olor a mierda de perro me incomoda y prefiero refugiarme en una cafetería que está en la calle Providencia. En las tardes trabajo como redactor  y eso me deja tiempo libre en la mañana. Mi estilo de vida me permite hacer paseos matutinos sin preocuparme de nada. Sigue leyendo